Archive for the ‘cine indio’ Category

Cine espectáculo

febrero 4, 2009

Breve descripción de un gran suceso.

Puede decírsele cine indio, por aquello de la propiedad del gentilicio, o hindú, como es común llamarlo únicamente por estas latitudes, designando la pertenencia cultural englobada en la religión, para nadie es novedad que “Bollywood” supera largamente en cantidad de producciones (más de ochocientas al año de nivel industrial en 14 idiomas) a su par gringo. Es una prueba del triunfo capaz de conseguirse en todos los aspectos cuando los elementos de culturas externas son tomados y adaptados a la propia.Ha cumplido más de cien años de existencia desde que, recordemos, fue importado el arte por los británicos que ocupaban su territorio y al día de hoy nos ofrece numerosas lecciones sociológicas resultantes de las influencias internas y externas, tales como los movimientos independentistas, la orientación al desarrollo (“Phir bhi dil hai Hindustani”) y más recientemente la globalización envueltas en el valor artístico de sus fastuosas puestas en escena, su colorido, su música, la versatilidad y capacidad de sus intérpretes y su lenguaje cinematográfico con un gran despliegue de los camarógrafos.

Ya desde la remota Alam Ara (“La luz del mundo” 1933) pasando por “Aguara” y “Asoka” se podía notar una ruta musical nacionalista y exótica que seguiría y definiría su estilo hasta hoy. También la configuración de los recursos cinematográficos proviene de las instituciones de censura como el buró central de censura a los filmes que ha prohibido, por ejemplo las escenas sexuales, reemplazándolas hábilmente los directores por metáforas amorosas.

A partir de la década de los 70 empieza a batir los récords de producción, audiencia y recaudación mundiales. Lo suscriben sus actuales 10 millones de espectadores diarios solo en salas de su nación e importación mínima a países de alta cantidad de producción, donde la de otros países es casi ausente. La mayoría de la producción se hace en idioma hindi, de uso mayoritario en la India junto con el inglés.Acercando a nuestro contexto el asunto, anotamos que el sistema de herencia y participación de las empresas cinematográficas es netamente familiar o de clanes extensos en los que alguien ajeno no puede participar. No es raro encontrar a un actor manejado por su padre, dirigido por su tío con un equipo de producción compuesto por sus primos, etc.Históricamente ha sido un vehículo (como en toda cultura) para crear y recrear sus usos, costumbres y proyecciones.

Por ejemplo, la transición de oriente a la cultura occidental, con la consiguiente necesaria secularización, trato igualitario a las minorías toleradas y la conquista de derechos femeninos. Claramente influenciado por su teatro clásico, popular y la tradición literaria épica enseña personajes en su mayoría arquetípicos con altas cargas de emoción insertas en la gesticulación de los actores.
Por estos mismos antecedentes la naturaleza de sus tramas es episódica con mezcla de personajes populares en danza y cantos, diálogos con gran dinámica y sentido del humor en historias melodramáticas de fantasía desbordante en continua interacción con lo terrenal de los personajes. Posee además influencias del propio Hollywood, con la adopción del concepto de “Star Media” y con las angulaciones de cámara provenientes del musical moderno, así como la forma de hacer los cortes del montaje.Sus historias no son lineales, son narradas de manera circular, forma típica de la literatura popular.

Perseveran en el subrayado de los mensajes morales o de efusividad a través de sus canciones generalmente en las películas de contenido melodramático de fuertes contrastes simplificantes de la naturaleza humana. El cine muestra un amor puro, de conceptualización ancestral, en el que la mujer es fidelidad absoluta, a excepción, por supuesto, cuando se retrata a una mujer en contacto con la occidentalizad, entonces se convierte en una de costumbres más liberales.

Sus actores develan una gran versatilidad y preparación en varias artes, entienden su misión de ser espectáculo y sus rostros trascienden el celuloide para convertirse en íconos de heroísmo, amor o alegría en grupos raciales cercanos a los suyos como es el caso peruano. No es casualidad que Shahrukh Khan sea uno de los 50 personajes más poderosos según el Newsweek. Un ejemplo de apropiación de elementos ajenos a la propia cultura digno de imitar.

Anuncios